¿Cuáles son las complicaciones más frecuentes?

Láser de EXCIMER

Aunque en este tipo de intervenciones se ha vigilado de manera muy especial reducir al máximo la posibilidad de complicaciones introduciendo amplias medidas de seguridad y continuos controles sobre los instrumentos empleados, no está exenta de posibles complicaciones. Algunas son inherentes a la propia técnica quirúrgica, otras por alteraciones en la respuesta biológica del paciente ante el efecto del láser o la medicación empleada, y otras de carácter accidental.

Complicaciones más frecuentes:

  • Errores en la corrección. Se produce como consecuencia de las diferencias que puedan existir entre una córnea y otra. En el caso que el defecto residual sea grande se puede tratar mediante las formas habituales de corrección: Gafas, Lentes de contacto o reintervenir con el mismo láser.
  • Hipertrofia cicatricial. Como respuesta a la agresión del láser, el tejido corneal fabrica unas sustancias (colágeno) que se van a ir depositando sobre el área tratada. Normalmente forman una película de material cicatricial muy fina y regular. En ciertas ocasiones, se puede producir una reacción cicatricial exagerada con incremento en la producción de material cicatricial provocando que la membrana de colágeno se vuelva gruesa y blanquecina y se produce una disminución en la visión (como si mirásemos a través de un cristal esmerilado). Habitualmente se logra controlar mediante la aplicación de colirios antiinflamatorios que producirían una "atrofia" de este material. En casos más severos, se puede aplicar el mismo láser para adelgazar esta membrana y restablecer su transparencia.
  • Deslumbramientos y halos. Es consecuencia de la cicatrización y su intensidad variará con el grado de turbidez corneal.
  • Descentramiento del área tratada. Esta complicación se produce cuando el área de córnea tratada no está centrada con respecto al eje visual y por lo tanto se producirían aberraciones ópticas. Para evitar este problema, es por lo que la cirugía se realiza con un simple anestésico de superficie a la vez que se proporciona un punto luminoso para que el paciente pueda centrar la vista. El oftalmólogo dispone a su vez de unos parámetros de control para evitar movimientos accidentales.
  • Intoxicación medicamentosa. Puede suceder que se establezca algún tipo de intolerancia a los colirios que se emplean durante el postoperatorio para controlar la cicatrización. Normalmente se soluciona suspendiendo dicho colirio y sustituyéndolo por otro parecido.


Complicaciones poco frecuentes:

Este tipo de complicaciones entran dentro de la categoría de accidentales y serían consecuencia de fallos técnicos de los instrumentos empleados, tanto de el Láser, como del queratomo que se emplea para tallar la lámela corneal.

La consecuencia de estas complicaciones será la interrupción del tratamiento en el momento de aparecer el problema. La consecuencia de estos accidentes dependerán de la causa que las ha generado, pero la mayoría de las veces la única consecuencia práctica que de ellas se deriva, es la necesidad de suspender la intervención y terminarla en un segundo tiempo.

Lente tipo ICL

Al ser una cirugía de tipo reversible, las posibles complicaciones son, en principio, evitables. No obstante existen unas teóricas complicaciones derivadas de la técnica:

  • Errores en la graduación. Puede suceder que se cometa un error de medición de la graduación del ojo, por imprecisión de los instrumentos de medición, o debido a que el ojo variara con el tiempo su propia graduación (miopías no estabilizadas). En este caso, se retiraría la lente implantada y se sustituiría por otra nueva.
  • Descompensación de glaucoma. Como consecuencia de aumentar el volumen total del cristalino. Para evitar este problema teórico, es por lo que se realiza el tratamiento antiglaucomatoso con láser previo a la intervención. Y, en el caso de que esta medida no fuera suficiente, se retiraría la lente.
  • Cataratas. Responde a una posibilidad teórica por la proximidad de estas lentes al cristalino. En caso de observarse cualquier signo de alteración en este sentido, se retiraría la lente implantada.