Diagnóstico y detección de cataratas

Normalmente las cataratas no se pueden apreciar por la simple observación de los ojos sin la ayuda de instrumentos. Si se detectan la presencia de alguno de los síntomas anteriormente descritos, se debe acudir a su oftalmólogo para realizar un examen de sus ojos.

El oftalmólogo examina los ojos mediante una serie de instrumentos, para determinar el tamaño, localización y grado de evolución de sus cataratas, a la vez que analiza la posibilidad de la presencia de alguna otra alteración que pudiera dar lugar a síntomas parecidos.

TRATAMIENTO
La cirugía es la única manera de eliminar las cataratas. No existen, en la actualidad, medicamentos, suplementos alimenticios, ejercicios, ni dispositivos ópticos que puedan curar ó retrasar la evolución de las cataratas

El momento adecuado para realizar el tratamiento está en función de los síntomas que estas ocasionen y del grado de dureza que estén adquiriendo.

No es verdad que las cataratas deban "madurar" antes de ser operadas, ni que se tenga que esperar hasta la ceguera para poder ser operado. Gracias a las técnicas actuales, con las que se ha logrado minimizar los riesgos quirúrgicos, y al desarrollo en la implantación de "Cristalinos Artificiales" , el momento óptimo de extraer las cataratas será siempre que el paciente sienta disminuida su agudeza visual y le pueda dificultar el ejercicio de su actividad normal.

Otro factor que puede determinar la necesidad de extraer sus cataratas puede ser debido a la forma de desarrollo de estas, y a juicio de su oftalmólogo, que pudieran incrementar los riesgos quirúrgicos ó que pudieran producir efectos nocivos para su ojo (Exceso de madurez, hipertensión ocular por enfermedad del cristalino, etc.).

PREPARATIVOS PRE-OPERATORIOS
Antes de poder realizar la intervención quirúrgica, es necesario practicar una serie de pruebas y preparativos tanto de tipo general, como del propio ojo, con el fin de evitar en lo posible, situaciones imprevistas que pudieran acarrear complicaciones en los resultados quirúrgicos.

Antes de nada, será preciso someterse a un chequeo general, en el que se analizarán, por control de su "médico de cabecera" o su "médico Internista" el estado de su sistema "CARDIO-RESPIRATORIO", esto es, su corazón y pulmones. También se realizaran unos análisis de sangre para poder completar el estudio de su estado general.

Unos días antes de su intervención quirúrgica, y ya en nuestro Centro, se realizará una ECOGRAFÍA OCULAR, para poder determinar, por medición ultrasónica, la potencia y características del cristalino artificial que se le deberá implantar en el acto quirúrgico.

El día anterior a la cirugía, se deberán administrar en el ojo que ha de ser intervenido unas gotas de un COLIRIO el cual reducirá las reacciones inflamatorias propias de la agresión quirúrgica, y un COLIRIO antibiótico.

El mismo día de la intervención y una vez ya en la habitación de la clínica, las enfermeras de la planta procederán, cuando así se les ordene, a DILATAR LA PUPILA por instilación de gotas de unos colirios a la vez que se repetirá el tratamiento antibiótico y antiinflamatorio iniciado el día anterior.