LA HOMEOPATÍA OCULAR

Nube de tags

Hoy en día quien más quien menos ha oído hablar sobre la homeopatía y su eficacia a la hora de curar enfermedades de todo tipo. En el caso concreto de la oftalmología, es muy fácil encontrar en la red como la homeopatía puede curar o prevenir las cataratas, el glaucoma u otras patologías oftalmológicas.

Pero ¿qué es exactamente la homeopatía y como funciona?
La homeopatía es una disciplina médica inventada por el doctor Hanneman a finales del s.XVIII. Se basa en el principio de que "lo similar cura lo similar". Esto significa que se puede curar una enfermedad ingiriendo la sustancia que la provoca. Eso si, la ingesta de dicha sustancia se ha de realizar de forma muy diluida para que la enfermedad no se agrave. Para ello se van realizando diluciones continuas de la misma en agua destilada o alcohol hasta obtener la proporción adecuada. En algunos casos las diluciones se repiten hasta 200 veces. Teóricamente, estas sustancias serían capaces de activar los mecanismos de defensa del cuerpo contra una determinada enfermedad o dolencia.

Atendiendo al principio de que cuanto más diluida está una sustancia menor principio activo llevará, se podría concluir que a mayor dilución, menor eficacia. En cambio los principios homeopáticos mantienen que esto es justo al revés, es decir, cuanto más diluida está una sustancia más potencial curativo se le otorga.

¿Es realmente efectiva?

Hay mucha controversia actualmente en torno a la efectividad de los tratamientos homeopáticos. Mientras que para algunos es indiscutible su poder curativo, para otros se trata simplemente de un efecto placebo, puesto que la proporción de sustancia curativa es tan ínfima que es imposible que pueda tener ningún efecto beneficioso en los pacientes.

La situación ha llegado a tal extremo, que en los Estados Unidos la FTC (Comisión Federal del Comercio), obligará a contrastar la eficacia de los medicamentos homeopáticos con pruebas de doble test ciego, al igual que se hace con el resto de medicamentos de la medicina tradicional. Si en dichos test no se obtiene un resultado positivo, el medicamento deberá indicar en su etiquetado que no se ha podido demostrar la eficacia de dicho medicamento.

Esta medida podría suponer un duro golpe para toda la industria homeopática que tienen una gran cantidad de consumidores de productos homeopáticos a nivel mundial.