Técnicas quirúrgicas en cirugía refractiva

LÁSER DE EXCIMER (LASIK)

La cirugía refractiva consiste, básicamente, en intentar compensar los defectos refractivos de forma permanente, actuando directamente sobre las lentes del propio ojo, modificando su potencia (cirugía sobre la córnea) o cambiándola por otra de una potencia adecuada (cirugía sobre el cristalino).

La primera opción, la cirugía sobre la córnea, es la que se entiende actualmente como la cirugía mediante Láser de Excimer o Lasik.

La córnea es la lente más externa del ojo y la de mayor graduación (alrededor de las 40 dioptrías). La cirugía se basa en cambiar la graduación de esta lente modificando su curvatura, en el caso de la miopía, aplanándola. De esta forma se consigue reducirle dioptrías, tantas más cuanto mayor sea el aplanamiento conseguido.

Actualmente este aplanamiento se consigue mediante el remodelado de su superficie (una especie de "pulido" corneal ) mediante el llamado Láser de Excimer. Este láser produce una vaporización controlada del tejido corneal sobre el que se aplica, y así se puede modificar la forma de la superficie de la córnea a voluntad y con exactitud.

 

En nuestro centro contamos con la última generación de láseres de Excimer - Laser Allegretto (Alcon)


Conviene aclarar unos conceptos sobre este tipo de intervención

  • NO tiene efectos sobre otras estructuras del ojo, puesto que la luz que emite el láser solo actúa sobre la superficie que "toca", de forma que NO puede inducir desprendimientos de retina, cataratas, glaucoma, etc.
  • NO "cura" la miopía, la corrige, de forma que las lesiones retinianas propias de la miopía no se modificarán (ni mejoran ni empeoran).
  • SÍ es posible reoperar un ojo en el caso de que en el futuro reapareciera una miopía o la corrección no hubiese sido suficiente.
  • NO impide el poder realizar en el futuro otro tipo de intervención.

 

PRESBYLASIK

El Presbylasik es otra de las técnicas utilizadas para corregir el problema de la Presbicia. En este caso se hace servir un Láser de Excimer de última generación para hacer un tallado sobre la córnea que permita al paciente enfocar a diferentes distancias.

La cirugía se realiza bajo anestésia tópica y no dura más de 5 minutos por ojo.

LENTE TIPO ICL

En el año 1993 se desarrolló una nueva técnica quirúrgica para la corrección de los defecto refractivos. Esta nueva técnica consiste en la introducción de una lente de contacto especial a través de una pequeña incisión de 3.0mm de amplitud realizada en la periferia de la córnea. Esta lente especial se deposita sobre la superficie del cristalino (entre éste y la cara posterior del iris) pudiendo ser usada tanto para la corrección de miopías como de hipermetropías y astigmatismo.

La intervención quirúrgica se realiza bajo anestesia tópica o local, no precisa hospitalización y por lo tanto es de carácter ambulatorio.

Ventajas:

  • Técnica quirúrgica que no altera los tejidos oculares (no invasiva) y, por lo tanto, las estructuras del ojo no se modifican en sus características físicas y no deben sufrir procesos de cicatrización.
  • Recuperación funcional prácticamente instantánea, de forma que la visión se normaliza a las pocas horas de la intervención, pues no depende de los procesos de cicatrización como en otras técnicas.
  • Estabilización de la corrección de la graduación instantánea, puesto que su valor depende de la potencia de la Lente implantada y no de los cambios que deban sufrir los tejidos oculares como sucede en el caso de la cirugía realizada con Láser.
  • Es un proceso reversible, de manera que si la corrección alcanzada no fuese satisfactoria o con el tiempo fuera insuficiente, se puede retirar la lente implantada y se podría colocar otra con una graduación más adecuada.

PRELEX

La técnica de PRELEX consiste en sustituir el Cristalino natural endurecido, por un Cristalino Artificial que posea características ópticas de MULTIFOCALIDAD.

Con este sistema se conseguirá compensar los defectos ópticos para la visión lejana a la vez que se genera un enfoque para los objetos próximos.

A este fenómeno se le denomina PSEUDOACOMODACIÓN. No es una acomodación real, el nuevo cristalino no cambia su graduación para variar el enfoque. Lo que sucede es que se van a formar 3 planos de enfoque fijos (Lejano, media distancia y distancia próxima) y será el "Cerebro" el que elija el enfoque que "desea utilizar"

Con esta técnica quirúrgica se pretende quitar las gafas habituales. Esto es, no necesitar gafas para la visión lejana, y poder alcanzar un grado de visión próxima adecuado para la vida cotidiana (leer el periódico, ver los precios de las compras, leer documentos de letras normales...), y restringir el uso de gafas para los objetos más pequeños o en las condiciones de visión más difíciles.

Técnicas quirúrgicas oculares